volver a la pagina de inicio

TRASTORNOS DEL LENGUAJE

Afasias:

No se entiende como afasia a una afección o patología concreta, sino que se trata de un grupo de trastornos del lenguaje consiguientes a lesiones cerebrales y caracterizadas por una pérdida total o parcial de sus actividades, que afecta al producto y a sus funciones.

El trastorno se da cuando el lenguaje ya está previamente establecido, de tal manera que podemos entender por afasia, el trastorno o pérdida adquirida del lenguaje expresivo y/o receptivo como consecuencia de una lesión cerebral. Asimismo, algunos autores afirman que esta pérdida se caracteriza por la presencia de problemas en el habla, la compresión y la denominación. Las afasias pueden ser de producción o de recepción (fluentes/no fluentes, codificación/decodificación, alteraciones en la expresión/alteraciones en la comprensión).

El lenguaje puede resultar perjudicado, como principal medio de expresión simbólica, pero habría otras posibles conductas comunicativas que implican el uso de símbolos, como sería el caso de la capacidad para encontrar analogías entre los objetos, comprender las señales de tráfico, los gestos, etc.

El problema de la variedad de definiciones es que cuando se estudia a nivel pragmático y se trata de intervenir en sujetos afásicos, solo los casos más leves, y con ciertas reservas, pueden ser considerados puros, sin otras dificultades cognoscitivas. En la medida en que estos sujetos han sufrido una lesión cerebral que puede afectarlos en su lenguaje, a los otros sistemas de comunicación y a las otras habilidades cognoscitivas, será difícil encontrar dos afásicos iguales. De ahí que muchos autores prefieran hablar de afásicos, en lugar de clases de afasia. Igualmente, el hecho de que estos pacientes presenten tantas diferencias individuales obligan al reeducador (al logopeda) a adaptar su trabajo a cada caso concreto, teniendo siempre como consigna la flexibilidad y la continua adaptación en la terapia.

El origen de las lesiones cerebrales suele estar en trombosis, embolias, traumatismos craneales y cerebrales con necrosis del tejido nervioso, que resulta irregenerable. Cualquier enfermedad del aparato circulatorio, susceptible de ocasionar una falta de riego sanguíneo de las zonas implicadas en el lenguaje, también puede ocasionar afasia, aunque las alteraciones no sean muy evidentes.

Enlaces de interés

¿DÓNDE ESTAMOS?