volver a la pagina de inicio

TRASTORNOS DE LA VOZ

Disfonías por lesiones adquiridas:

1.- Nódulos:

Se trata de un engrosamiento de la capa superficial de la mucosa que recubre la cuerda vocal, que se sitúa en el primer tercio anterior de de las cuerdas. Los nódulos suelen ser bilaterales, es decir, se sitúan en ambas cuerdas vocales.

Cuando se presenta este tipo de patología, la voz suele estar destimbrada, rota, con escapes de aire (apertura anterior y posterior) y la intensidad aumentada. Este tipo de disfonía mejora con el reposo vocal, si bien, la reeducación dirigida por un Logopeda resulta imprescindible en todos los casos, incluso en los que haya sido necesaria la intervención quirúrgica, ya que a pesar de la mejoría que pueda derivarse de un reposo vocal, los nódulos pueden volver a aparecer.

2.- Pólipos:

Es un pseudotumor benigno que puede desarrollarse a consecuencia de diversos factores, como podrían ser un esfuerzo vocal, una fuerte inflamación, una laringitis crónica o de una irritación crónica de las cuerdas vocales por tabaquismo u otros agentes.

El pólipo es una pequeña masa que tiene forma redondeada, crece a expensas de la cuerda vocal y suele ubicarse en el centro anterior o medio de la cuerda vocal, pudiendo ser unilaterales o bilaterales.

Se trata de una disfonía por lo general bien tolerada, en la que la sensación es de cuerpo extraño, carraspeo, tos, picor, etc. Los parámetros acústicos están alterados de forma variable según el tamaño de la lesión. Suele haber un comportamiento vocal de esfuerzo a nivel laríngeo.

Los pólipos precisan de intervención quirúrgica y es conveniente empezar la reeducación con un Logopeda antes de dicha intervención.

3.- Quiste por retención mucosa:

Este quiste aparece por la obstrucción del conducto excretor de una glándula mucosa. La pared del quiste está compuesta por una serie de células que asientan sobre la membrana basal y rodeada de edema. Se puede localizar en cualquier punto de la cuerda vocal.

Con frecuencia se encuentra en la práctica clínica que, debajo de una inflamación de la cuerda vocal, se encuentra oculto un quiste, lo que explica la ineficacia de la reeducación vocal.

La disfonía suele ser reciente, de poco tiempo de evolución. El tono está descendido, la intensidad disminuida y el timbre rasposo, soplado y opaco. Normalmente la voz cantada es peor que la voz hablada.

El tratamiento es quirúrgico y la reeducación logopédica dependería del examen funcional.

4.- Pseudouiste Seroso:

Se trata de un edema puntual localizado, que infiltra el espacio de Reinke. Lesión encapsulada con contenido seroso, que se localiza en sitio nodular. Se diferencia con el pólipo porque no hay exudado fibrinoso, con el quiste no tiene pared segregante y con el nódulo la pared es la mucosa de la cuerda que suele estar atrófica.

Generalmente es una disfonía bien tolerada, producida por procesos rinosinusales, alergia, tabaquismo, ambiente laboral contaminado, carraspera, en la que el tono suele estar agravado, la intensidad aumentada y el timbre soplado y opaco que mejora en voz proyectada. Cuando padecemos esta patología la voz cantada es peor que la voz hablada, y suele producirse un comportamiento vocal de esfuerzo.

5.- Edema de Reinke:

Es una transformación edematosa del corion ocupando completamente el espacio de Reinke, con un contenido que deforma la capa superior y el borde libre de la cuerda vocal. El edema de Reinke es una disfonía que se produce de forma progresiva, cuya aparición es más acusada durante las mañana por aquellas personas que la padecen. Se trata de una patología bien tolerada, en la que suele haber tos y carraspeo constante. El tono es muy grave, la intensidad variable según el tiempo de evolución, y el timbre rasposo, soplado y opaco con desonorizaciones al inicio de la fonación. Suele haber una gran tensión a nivel de la musculatura perilaríngea, provocando un esfuerzo vocal.

En el caso de que la lesión precise de intervención quirúrgica es importante hacer una reeducación vocal preoperatoria dirigida por un Logopeda.

6.- Edema Fusiforme:

Se trata de una lesión del corion que produce un edema más extenso que en el Pseudoquiste. Además hay un engrosamiento de la capa superficial como en el nódulo. Normalmente es bilateral y se localiza en los dos tercios anteriores de la cuerda vocal.

Este tipo de disfonía también es progresiva y presenta molestias faringo-larígeas importantes. El tono es más grave que en los nódulos, la intensidad aumentada y el timbre se hace rasposo, soplado y opaco, con ataques fuertes. La voz cantada está muy alterada y hay un comportamiento vocal de gran esfuerzo.

El tratamiento es quirúrgico, pero precisa de una reeducación vocal tanto PRE-operatoria como POST-operatoria que debe ser llevada a cabo por un Logopeda.

7.- Granuloma:

Es una proliferación de tejido conjuntivo por proceso inflamatorio, que se localiza en la cara interna del aritenoides, o en el tercio posterior de la cuerda vocal. Se originan a partir de una lesión traumática, isquémica o química a este nivel.

8.- Laringitis crónica:

Se trata de una lesión originada por cambios en la capa de la mucosa de la cuerda vocal, pero sin destrucción de la membrana basal.

Este tipo de disfonía es progresiva, con episodios de afonía. Cuando se presenta esta patología da lugar a una sensación de sequedad faringo-laríngea con hipersecreción mucosa, suele haber carraspeo constante, la intensidad y el timbre son variables y el tono grave.

El tratamiento es médico, siendo necesario llevar a cabo una reeducación vocal por parte del Logopeda solamente en los casos en que haya un comportamiento vocal de esfuerzo.

9.- Parálisis cordal unilateral:

Se trata de una pérdida total o parcial de la capacidad de abducción/adducción (sobre todo ésta última) de una cuerda vocal y del aritenoides. La lesión es producida por el nervio recurrente.

La disfonía depende de la posición de la cuerda vocal inmóvil. Suele haber dificultad para hacerse oír en ambientes mínimamente ruidosos y a veces aparece tos por problemas de deglución. Otros síntomas asociados son el carraspeo y la tos dificultosos o ineficaces. La intensidad está disminuida, el tono generalmente descendido y el timbre soplado, opaco y débil, así como rasposo cuando existe fonación de bandas.

Enlaces de interés

¿DÓNDE ESTAMOS?